El Valor se refiere a la capacidad que tiene una empresa para sostenerse en el tiempo y para generar rentabilidad.

Una empresa es un conjunto de Activos (Dinero Disponible, Cuentas Bancarias, Clientes y Documentos por cobrar, Inventarios e inversiones en Activos Fijos), Pasivos (Deudas Comerciales, Deudas Fiscales, Deudas Financieras, entre otras) y Patrimonio Neto (Capital y resultados obtenidos). Esos componentes hacen a la empresa y nos permiten darle un valor.

Si nos enfocamos en el Patrimonio Neto de la empresa, más específicamente en el capital, podemos medir el valor “contable” de la empresa, es decir, el capital dividido entre las acciones emitidas por la empresa. Pero cuando a ese cálculo le sumamos las ganancias de la empresa podemos hablar de un aumento a una disminución en el valor de esa empresa, ese es el “valor de mercado”. Cuando tenemos en cuenta estos aspectos y le sumamos la capacidad operativa de la empresa, sus Activos y Pasivos, su posicionamiento en el mercado, entre otras, estamos hablando de una inversión en el valor de la empresa.

Invertir en VALOR, es la mejor disciplina que podemos seguir para obtener inversiones rentables, seguras y responsables.

Eso es invertir en VALOR, invertir por la capacidad que tiene una empresa para producir rentabilidad, por su solvencia, por su patrimonio, etc. Y no solo invertir por especulación, por los movimientos del mercado, por copiar a otros o simplemente por “instinto”. Si tenemos en cuenta estos últimos factores, los mismos son solo momentáneos ya que solo se da por cuenta de las personas y no tiene relación alguna con el valor real de la empresa.

Invertir en VALOR, es la mejor disciplina que podemos seguir para obtener inversiones rentables, seguras y responsables.

Imagen original de Peggy und Marco Lachmann-Anke

Artículos relacionados

Seguridad, comodidad o libertad financiera
Si ahora renuncias a tu empleo, ¿cuánto tiempo podes vivir o sobrevivir?