¿Alguna vez te preguntaste como piensan los millonarios?

Aquí te facilitamos algunos pensamientos para reflexionar:
  • Yo persigo sueños, y estoy seguro que tener sueños es la fuente de la vitalidad humana. Si me propongo algo, sin falta concreto. Sé que si encaro todo con seriedad, todo se hace interesante y al final logro llegar a la meta. Yo estoy detrás de mis sueños y me dedico plenamente a ellos, verás que uno descubre también el encanto en ese proceso tanto como en el resultado. Es cuestión nada más de tener una firme decisión de ejecutar y encarar rigurosamente pues con sólo tener voluntad, no hay avance.
  • Estoy seguro que el momento del arranque es decisivo para todo, para cualquier iniciativa. Creo que es importante mover rápidamente y ágilmente, encarando una por una las cosas que están al alcance. Comenzar a ordenar, solucionar desde el problema más inmediato, resolver todo con eficacia. En el camino, siempre recordar el propósito inicial. El acostumbrarse, la inercia, el desganarse impedirá el avance y el progreso de cualquier proyecto. Siempre repito, si me encuentro en un callejón sin salida, debo volver al punto de partida y refrescar mi mente.
  • Yo trato de aprender de todas las personas. Los conocimientos y experiencias de uno mismo son limitados. Tener la empatía para comprender de las personas y flexibilidad para aceptar las opiniones ajenas. Creo que si una persona cree que tiene razón en todo, le falta humildad y esto lo arruinará en la vida social y financiera. También creo que es importante tratar a todos por igual y relacionarse con los puntos positivos de las personas. Creo que de eso se trata el respetar la cualidad de las personas.
  • Confío en mi mismo y dedico mi máximo esfuerzo a aquellas cosas en las que tengo convicción. Pero trato también de tener una visión abierta, escuchar las opiniones ajenas y reconocer también mis errores. Confío además en mis intuiciones o percepciones. Creo que uno mismo atrae la oportunidad.
  • En la vida uno debe comunicarse, esto es crucial. Si yo no sé comunicar mis ideas, mis opiniones; uno no puede avanzar en la vida social ni financiera.

 

Imagen original de Klimkin

Artículos relacionados

Lo que aprendimos con Robert Kiyosaki, Kim y sus advisors
¿Que pasa si mañana pierdo mi trabajo?
Cuestionario: ¿Estoy metido en un esquema Ponzi?