¿Quién es quién?
Desde el punto de vista de marketing, para llevar a cabo una mejora continua de una empresa o para crear una empresa, se analiza a todos los involucrados.

Para los expertos de marketing, estas son preguntas clave para la mejora continua de una organización (en una empresa ya existente): ¿eres cliente? o ¿eres proveedor?

Primero, la consulta va para todos los funcionarios de cualquier empresa:
Tú que trabajas en la empresa xx, (por ejemplo una entidad financiera o banco en el caso), si una persona te pregunta quién es tu cliente, como responderías?
La mayoría responde, mi cliente es el cliente del banco. Los que tienen cuentas como caja de ahorro, cuenta corriente, certificado de depósito de ahorro, bono, préstamo, tarjeta de crédito, etc.
En realidad el principal cliente DEL FUNCIONARIO es el banco en sí, o los dueños del banco. El funcionario del banco es un proveedor más del banco en donde presta sus servicios para que funcione el banco. ¿Quién le paga el sueldo o el jornal?  Sería el banco, los administradores del banco. No te olvides nunca que EL QUE PAGA es el CLIENTE principal. Los demás son clientes secundarios. También ten en cuenta que si el cliente quiere que atienda bien a los “consumidores o compradores”, es el pedido del cliente, es el deber del funcionario llevarlo a la práctica. El cliente secundario no es menos importante que el cliente principal.

Segundo, la consulta va para todos los dueños de las empresas:

Tú que tienes tantos proveedores, será que podrías citar algunos de ellos en orden, según importancia.
La mayoría dice, proveedor xx de materia prima (en caso de fábrica), proveedor xx de xx país (en caso de importar productos), etc.
En realidad estas respuestas también están mal enfocadas. El principal proveedor de la empresa debería ser el funcionario, el recurso humano. Aunque tenga los mejores productos, la mejor infraestructura edilicia, los mejores sistemas informáticos, SIN LOS RECURSOS HUMANOS que son fundamentales, no funciona una empresa.

Empresarios y funcionarios, la responsabilidad es mutua. El equilibrio perfecto de ambos, hace que una empresa tenga éxito.

Bill Gates: “Siempre escogeré a un vago para hacer un trabajo difícil… porque, encontrará una manera sencilla de hacerlo”.