El sexto sentido,  la intuición: la clave para percibir las oportunidades.

Algunos la llaman primera percepción, otros la llaman telepatía.
En un libro hablaba de que dentro del cerebro hay tres partes: una parte reptil, otro que le llaman límbico o paleomamífero, y el tercero neocortex o neocortez. Explicaba que “el actuar” dependía de la parte reptil, o sea que conduce a la acción según la demanda de la mente o cuerpo. “El control emotivo o afectivo” dependía de la parte límbico o paleomamífero. Por último decía que “todos los procesos intelectuales superiores”, como la resolución de problemas o tener pensamiento crítico / artístico propio de los homos sapiens (seres humanos), dependía de la parte neocortez. El actuar, el tener control emotivo o afectivo y el ser inteligente; todos son importantes. En el texto se enseñaba que los humanos, debían ser capaces de aprovechar al máximo las tres partes del cerebro.

En un programa televisivo estaban hablando sobre este tema de la parte del cerebro reptil, decían que los lagartos y los sapos tienen también esta parte del cerebro que funciona para dar orden a la “acción”. También explicaban que la intuición o la percepción dependían de la parte reptil. Una persona que estuvo en el trágico desenlace de las torres gemelas y sobrevivió, contaba que simplemente percibió que algo no estaba bien y que decidió “huir”. Otra experiencia que se citó fue la siguiente: un bombero voluntario que ingresó a la casa con sus compañeros percibió que en ese lugar algo pasaba, por lo cual instintivamente dio la orden de retirar del lugar y esa casa explotó después de unos segundos de haber escapado. Estos hechos pueden ser casualidades o pueden ser algo real, pero lo realmente interesante es que estas intuiciones o percepciones pueden salvar la vida o cambiar el rumbo de la vida.

Según un proverbio oriental “actuar instantáneamente al percibir” es muy importante en la vida cotidiana, la práctica de esta acción hace que las personas “tengan más intuiciones” y “un buen olfato para los negocios”. Esto se traduciría en realizar sucesivamente lo que percibe; el momento en que percibe es el mejor momento para la ejecución. Debe moverse inmediatamente, sin preocuparse por esto y por aquello.

Cuando se habla sobre la importancia de la percepción e intuición también se suele citar la palabra empatía. En el diccionario encontrarás lo siguiente: la empatía es la capacidad cognitiva de percibir, en un contexto común, lo que otro individuo puede sentir.

También se dice que es una de las habilidades de la inteligencia emocional pues consiste en el esfuerzo de carácter objetivo y racional para llevar a cabo proceso de comprensión intelectual que permita comprender los sentimientos del otro. La empatía permite hacer referencia a la capacidad intelectiva de todo ser humano para vivenciar la forma en que el otro individuo siente, o sea si uno practica la empatía, puede ser capaz de comprender mejor las acciones o la manera de decidir de las demás personas.

¿Por qué es importante la empatía en el  momento de emprender? Es porque la empatía otorga la habilidad para comprender los requerimientos, actitudes, sentimientos, reacciones  y problemas de los otros, ubicándose en su lugar y enfrentando del modo más adecuado  sus reacciones emocionales. Si la idea de negocio viene detrás de una necesidad o un problema a resolver, la persona que desea emprender debe practicarla para poder enfrentar a la realidad de la sociedad y sus requerimientos. Sería como incorporar el sentido de la época en la cual vive, al ritmo vertiginoso del día a día, es importante captar correctamente el movimiento del mundo y ampliar la visión.

Si todos tuvieran este olfato para los negocios (empatía, intuición, percepción, etc.) el mundo de los emprendimientos sería más interesante y más competitivo.

Robert Kiyosaki dice: “Las grandes oportunidades no pueden ser vistas con los ojos, sólo pueden ser vistas con la mente”.