¿Cómo tener una buena idea de negocios?

En un artículo anterior se había hablado sobre la importancia de la empatía para tener una buena idea de negocio. Percibir los problemas existentes, captar las necesidades de las personas.

En primer lugar debes practicar y desarrollar la empatía. Tener empatía es captar los mensajes no verbales, y también los verbales que la otra persona transmite, algunas expresiones no son perceptibles a simple vista.

Por ejemplo: una actriz de un teatro; que sigue con sus manos una mariposa, una luciérnaga o una estrella o una flor de un árbol. Esa mariposa, esa luciérnaga, esa estrella o esa flor del árbol, no existe en su frente, los espectadores no ven con sus ojos. Pero se imaginan a través de una genuina expresión (rostro, ojos) de la actriz. Quizás en su libreta no describe los movimientos pero al señalar que siga la mariposa, la actriz sigue esta mariposa sin la existencia de la misma, sólo da la forma, sólo manifiesta su sentimiento de cuando una persona ve en realidad dicho ser, y disfruta de ese momento. En realidad, la empatía se parece a esto.

Practica constantemente tu sensibilidad con el ambiente donde vives. Una buena idea de negocios consiste generalmente en cubrir una necesidad ya existente (solucionar dicho problema). Todos los productos y todos los servicios, se crearon en base a las necesidades.

Los restaurantes de fast food se han creado  por la necesidad de las personas de comer rápido, recibir buena atención, una marca a la cual confiar para comer sin tener en cuenta en qué lugar esté (por sus procedimientos estándar, porque están por todas partes).

Los automóviles se han creado para ayudar a las personas a desplazarse fácilmente, cómodamente, rápidamente. Después se crearon los trenes para evitar el tráfico, desplazar aún más rápido y cómodo (no necesitas manejar, por ende puedes inclusive descansar mientras se recorre hasta llegar al destino).

Surge un problema o percibes un problema, necesitas solucionarlo; ahí está la clave de la percepción. Saber que ese inconveniente puede ser una oportunidad de emprender, dependerá de cada persona que está en dicha situación.

Si tienes una idea, más vale que ésta sea rentable. Si sos el único usuario, o el único consumidor de dicho producto o servicio; es simple, tu proyecto no funcionará. Pero no te preocupes, debes practicar la empatía, observar si existe alguna necesidad a tu alrededor, preguntarte ¿qué es lo que la gente necesita actualmente? y escuchar más a las personas.

Robert Kiyosaki: “Cada vez que pienses que no puedes hacer algo, alguien más piensa que sí puede”.